Es posible recobrar el IVA abonado a la Agencia Tributaria cuando el destinatario de la factura no cumple con su obligación de pago.
La normativa de aplicación así lo prevé estableciendo al efecto un complejo procedimiento que por su complejidad parece destinado a desmotivar al contribuyente afectado.

En líneas muy generales, el procedimiento previsto, exige que el acreedor haya facturado, contabilizado y anotado en el libro de facturas expedidas las facturas posteriormente impagadas, en tiempo y forma; constatada la mora, el acreedor deberá emitir una factura rectificativa que debe remitir al deudor por medio que permita acreditar fehacientemente su envío y recepción, en caso de que el acreedor este incurso en concurso de acreedores esta factura deberá remitirse también al administrador concursal; y comunicar la nueva base imponible a la Agencia Tributaria.

Procedimiento que así explicado parece sencillo, y que se complica excepcionalmente por la gran cantidad de especialidades previstas según la circunstancia del deudor, así varíIa si el deudor se encuentre o no inmerso en procedimiento concursal, la fase del procedimiento concursal en que se encuentre, si está sujeto al criterio de caja, estamos ante una operación a plazos…

Dado lo enmarañado del procedimiento dejamos su estudio para los profesionales, y aconsejamos al contribuyente que se ponga en manos de profesionales.

Enlace de Interés:

Marta Sevilla Chanzá