El auge de las energías renovables vino propiciado por una regulación que parecía asegurar la inversión, lo que conllevó que muchos inversores apostaran por ellas solicitando financiación bancaria.

Los bancos condicionaron la concesión de la financiación a la contratación de un producto financiero destinado a cubrir las variaciones del tipo de interés, de forma que si el interés sube el cliente no se ve perjudicado a cambio de no beneficiarse de las bajadas del tipo de interés.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en una resolución que no es firme, ha sancionado a BBVA, Santander, CaixaBank y Sabadell argumentado que estos derivados financieros no reflejaban condiciones de mercado sino que estaban “acordados” entre ellos.

Si esta recisión deviene firme, se abre el camino para que muchos afectados por estos productos puedan recuperar su dinero.

Si invertiste en energías renovables y contrataste alguna cobertura de tipos, no dejes pasar tu oportunidad.

 

Enlace de Interés:

Marta Sevilla Chanzá